Wiki Biblia
Advertisement

El Jardín del Edén fue un lugar preparado por Dios para la humanidad en su primer hombre, Adán , durante la semana de la Creación. Se convirtió en el lugar donde el primer hombre y la primera mujer disfrutarían de la presencia de Dios mismo, sirviendo como modelo para el tabernáculo, el templo y la "Nueva Jerusalén" final. El Jardín contenía una gran cantidad de árboles, a saber, el Árbol de la Vida y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal.

Aparentemente destruido en la tierra durante el Gran Diluvio, el Jardín había sido custodiado por mensajeros celestiales de Dios, los querubines, con una "espada de fuego" que impedía la entrada "girada en todas direcciones".

Historia[]

Preparado por el Creador[]

Durante la Creación, Dios preparó el Jardín del Edén como un lugar en el que habitaría la humanidad y, en particular, el primer hombre, Adán. En el tercer día de la Creación, Dios había creado una vegetación que daría frutos [3], regándola con una niebla (posiblemente un fuerte rocío), porque no había lluvia para regar las plantas. Luego, Dios plantó un jardín en el que Adán aprendería las habilidades necesarias para cumplir con su deber de "sojuzgar la tierra". Para ayudar en el cultivo de la tierra, Dios hizo que un gran río brotara del Edén, que se separó en cuatro ríos para cubrir el mundo entero.

En medio del jardín, Dios había plantado dos árboles: el Árbol de la Vida y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. Este último daba un fruto prohibido, y evitar el árbol fue la primera ley establecida por Dios. Aparte de ese árbol, toda clase de plantas y sus frutos servían como alimento para el hombre, su esposa y los animales.

Luego Adán fue colocado en el Jardín y delegado para cuidarlo. Entonces Dios le ordenó a Adán que no comiera del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. Después de que toda clase de animales acudieron a Adán, no se encontró ninguna ayuda adecuada. En consecuencia, Dios creó una mujer para que fuera su compañera.

Advertisement